¿Uno de los ECONÓMICOS más románticos de Bogotá?

34138855_1006239882862054_7313415576565579776_n-2

… por su sofisticado aire, por sus hermosos platos y por la enorme experiencia que allí viví!

He descubierto un restaurante por el que cruzaría el mundo entero ¿por qué?, en sus mesas hallé mi perdición… y no está en Madrid, ni en New York, ni en París… está en Bogotá. Además, me dio gusto descubrir que en precios, tiene una de las cartas más justas y más ajustadas que he visto en este tipo de restaurantes, con sublimes, delicados y elaborados platos que están entre los $26.000 y los $38.000… te da la oportunidad de comer como el más versado comelón.

El salón es hermoso, tenue, romántico; perfecto para enamorar a cualquiera a punta de bocaditos… el lugar al que traería, sin dudarlo un minuto, al amor de mi vida.

De la carta me fui con… casi todo!!! Un montón de platos que me hicieron trenzar la fantasía con la realidad, tan hermosos, tan profundos, tan eternos que se convirtieron en una celebración gastronómica que jamás olvidare y que le contaré a todo el que pueda: “tienes que venir, tienes que comer aquí. No es una simple recomendación de Tulio: es una revelación”.

Así transcurrió mi noche de glotón:
cangrejo con chips de arroz negro sobre puré de aguacate (fresco, curioso, delicioso). Enseguida un lomo ancho en vinagreta de rosas y mayonesa de hierbas (uno de los tartare más jugosos y sabrosos que he probado hasta hoy), y un seviche de pescado con rábanos de Choachí (equilibrado, brillante, ácido y dulzón). Unos minutos más tarde fui sorprendido con un huevo tibio de pato hundido en una suave espuma de trucha ahumada. La yema blandita sobre la cebada tostada y los huevas de trucha, un espectáculo para el paladar y la razón. Antes del final, otra sorpresa más: unos apretados corazones de pollo sobre tajos de papa con suero costeño… y luego la panza de cerdo y el cordero… y luego la milhojas con crema de bananos y helado de maíz pira, y luego el ponqué y la mousse de mambe y un buen ron y un buen café… este restaurante y su cocinero, se robaron mi corazón entero! Tienes que probarlo… EL CHATO es mi nueva revolución.

El Chato

tel: (031) 743-9931
Calle 65 no 3b-76
Bogotá


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿Un mercado de ASIÁTICOS callejeros?

34396104_1008473935971982_8742373839012364288_n-2

Ayer me descubrí en Miami un lugar increíble. Por momentos me sentí al otro lado del mundo: de pronto estaba en las calles de Vietnam y, unos pasos atrás, había cruzado China y Japón ¿un callejero asiático en pleno Wynwood?, ajá, un atareado mercadillo de restaurantes que recorre chazas, parrillas y sabores de Pekín, Tokio y Hanói.

Fui pasando de chucito en chucito y, en cada uno, me fui aprovisionando de sus típicos, especiados y olorosos preparijos: 3 dumplings de cerdo y camarón en YIP (frescos, servidos en sus vaporeras), un rollo de sushi en Myumi (suelto, muy bien logrado), y un cuenco de Tonkotsu (ramen), que estuvo increíble: los fideos fresquitos, el gustoso caldo, los champiñones en tiras y el cerdo “fritao”, chicharronudo y delicioso. Este último fue de Hayato… Los puestos son atendidos por cocineros “oriundos” de sus lejanas tierras y, a pesar de la distancia, logran que la experiencia sea bastante cercana… ah, el verdadero viaje de los sentidos!!!

Antes de irme me empaqué otra cosita: un par de baos recién hechecitos de pato pekinés laqueado con trozos de manzana verde y cebollín en uno de los puestos que está a la entrada: LOTUS+CLEAVER. Llamativo porque los patos dorados cuelgan del pescuezo tras el cristal. Dulzones, deliciosos. Te sirven incluso, y si quieres, el pato entero para compartir! Qué experiencia más curiosa, más divertida y más sabrosa… además los precios están buenísimos: entre $8 y $16 US.

1-800-Lucky

tel: (305) 768-9826
143 NW 23rd St (Wynwood)
Miami, FL


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones en MIAMI? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿Unas PAPITAS fritas con un montón de cositas?

35349062_1013788042107238_2440742065055727616_n

Es una historia hermosa: la de un cocinero que se puso a rebuscar, por toda Colombia, papitas, papas y patatas… logro encontrar más de 60, unas moradas, algunas verdes, otras coloradas… las llevó a su cocina, las partió, las machacó, las estudió y aprendió cómo utilizarlas y con qué servirlas.

La Pacha Negra, la Estrella Morada y hasta la Sangre Sol fueron a parar al caldero (papas con hermosos nombres y curiosos colores). Las que daban pa’ fritura las fritó, y las empezó a servir con un montón de típicos preparitos: las Arrieras (antioqueñas), con chorizo y salsa de guacamole; las Arrechas (santandereanas), con sobrebarriga, aguacate y cebollita ocañera y, las Curramberas (las de mi patria chica), con suero, queso costeño y camarones! Ni se imaginan la delicia!

Esto es “comer exótico” justo con lo de adentro… emocionante, curioso, diferente: las papitas crujientes, el chorizo casero; la sobrebarriga, el queso, el suero… doraditas, domadas a punta de aceite y fuego… sus corazones pulpitos, sus pieles retoteadas… unas más blanditas, otras más apretaditas… ensurrulladas con esta patria de sabores… ah, qué lujo y qué placer resultó encontrar esto pa’ comer!

60 Nativas

tel: (031) 571-9749
Carrera 7 no 51a-18
Bogotá


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

5 restaurantes muy CURIOSOS para descubrir esta semana en Medellín

¿Unas costillas, un codillo y un “CHICHARRÓN BRUTAL”?

brutal

Pedí el chicharrón y me sirvieron estos regordetos semicirculos de pulpa carnita, serena grasita y retoteada garrita. Ni te imaginas la alegría de cada mordisco: el crujir de su piel braseada, la crema de su grasita redomada, la panza rehogada y aquel dulzor profundo de sus muchas horas de líquido, especia y buena candelada… cosita más jugosa y más sabrosa!

Pedí la costilla y me sirvieron esta fiesta de colorados y carnudos huesos. Desde la cocina, de rebote, me pegaban sus aires a barbacoa, a humo y caramelo. De verdad, que huesitos más sueltos y más afortunados: la grasa exacta, la carne pulpita, jugosa, sin nudos, unas ST LOUIS perfectas… se notaba que habían sido elegidas con lupa (luego Carlos me lo confirmó), una por una, hasta asegurar un mordisco único, de almibaradas fibras y crepitante piel. Horneadas por horas, pacientemente, hasta hacerlas humo, suspiro y caramelo… ¿y su acidona, “atabascada” y dulzona barbecue de mango y uchuvas?, hace rato no probaba salsa tan curiosa, tan equilibrada y deliciosa. Sigue leyendo

¿Una hamburguesa en una CARNICERÍA? Miami

34511508_1008596465959729_5968167966179590144_n

Ahora sí puedo decir que me he comido un pedazo de Miami entero: en 3 visitas, 82 restaurantes. He descubierto experiencias memorables para todos los bolsillos, desde rústicas burgers hasta carpaccios de novillos.

¿La hamburguesa del Carnicero?
Esta es, sin duda, una de las mejores de Miami. Me sorprende; porque no es tan fácil encontrar buenas BURGERS artesanales en la ciudad del sol: es tan turistica que las hamburgueserías industriales se han convertido en “reinas de la pradera”, y todos las comen sin chistar.

Me senté al frente de las vitrinas del carnicero. Abrí el menú y, de inmediato, le puse el ojo a la “Prime Grade Certified Angus Beef”. 5 minutos más tarde me rodaban sobre la mesa una alta y popocha hamburguesita, de la clásica, de la sencilla, de la que me gusta a mi (sin muchos perendengues). Muy bien armada, cómo lo demandan las leyes de la perfecta BURGER de TULIO Recomienda: pan sellado (casi quemado), carne jugosa, “a punto”, queso desleído, cebolla morada y tomate (en cortes delgaditos), y una hojita de lechuga lejos de la carne y su calor! Encima el “bun de brioché” faltante. El pepinillo lo sirven aparte, al lado de las papas y el contenedor de salsas que, como siempre, hice a un lado: “que el juguito de la carne sea la salsa superior.”.

De arriba a abajo fueron pasando mis dientes. Disfrutando la ajustada combinación del pan y su dulzor, la crudeza de los vegetales, el picor de la cebolla, su astringencia, la humedad del tomate, el queso, su crema. El recorrido del antojo y la desesperación: la carne, su hierro, el caramelo de su grasita renegrita, sus oleosos jugos chorreando por mis dedos, humedeciendo el bun inferior, por dentro, por fuera, chupé mis dedos… sonreí por fuera, aunque se que la sonrisa había nacido en el interior! Tremenda BURGER la que Dios me ha permitido comerme hoy!

The Butcher Shop MIA

tel: (305) 846-9120
165 NW 23rd St (Wynwood)
Miami, FL


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones en MIAMI? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿Un auténtico peruano en La Mayorista?

34398673_1009029575916418_3178577468952936448_n

Así empezó esta exótica experiencia, divertida y en extremo sabrosa.

El lugar no cuadra con lo que tenemos preconcebido para un gran restaurante. Un sombreado callejón, los verduleros que te cruzan, el de las frutas, el de las papas y hasta el pescador… justo allí, tras el revolú típico de una plaza de mercado se encuentra un auténtico huarique, uno de “a deveras”, en el que se cocina casi en secreto, de espaldas a los mandatos de la sociedad… Este tipo de lugares son típicos de su creador: Rafa el peruano, el apacible cocinero peruano de marcados rasgos orientales.

Me senté en una de las mesitas del callejón. Me quería comer la carta entera. Estaba feliz, realizado. Me fui primero con su mítico seviche y cerré con un lomo Saltao y un montón de cositas más (arroz chaufa, pescado a lo macho). Cuál más delicioso, cuál más puro y original. Al lado un buen vaso de chicha morada.

Cada pedacito, un derroche de sabores de casa, perfecto para entender el paladar del pueblo peruano. Puse un cubito del pescado en mi boca: el ají, el limón, las plumas de cebollas, el cilantro; un estallido de ácidos acentos que me fue destemplando los dientes y el corazón… Luego retaqué con los trozos del solomo, el corte limpio y bien logrado, sus balsámicos jugos de soya, comino, tomates y cebollas, las papas fritas y el arroz, el suspiro, el recuerdo de la cocina de la abuela. Por esto estamos unidos los dos… sus profundas tonalidades, su firme textura, el hierro, la sal, la intimidad de este huarique que resolla en su comida… para morir y volver a morir!

Sí… la cocina de Rafa es un espectáculo para el ojo, para el paladar y para el espíritu. Ni te imaginas la felicidad que se siente comer bajo su dulce mirada.

Bistró El Mordisco

tel: (034) 255-8762
La Mayorista
Bloque 10, local 19
Medellín


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

No trabajo para el BBVA, solo digo la verdad

Screen Shot 2018-06-04 at 7.44.06 PM

Llevo años siguiéndole la pista al @bbva_colombia. Me llama la atención su deseo de contribuir a nuestra gastronomía. Hace 4 años me llamaron: querían que recorriera los sabores y saberes ancestrales de Colombia e hiciera unos videos. No cuajó la cosa por tema de producción; pero me quedó claro que querían aportar al empoderamiento de la cocina colombiana.

Los he visto trabajar con los Rausch, con Leonor, con @harry_sasson y con otros grandes del país. Los han sentado hasta con los hermanos Roca (del @cellercanroca, mejor restaurante del mundo), para intercambiar sabores y labores, para aprender y trascender. Han liderado su revolución a punta de cuchara y tenedor: España y Colombia en el mismo caldero.

Así lo viví tras una invitación: Harry cocinaría y @joseppituroca, el gran sommelier español, maridaría.

Una suerte de hermosos platos empezaron a deslizarse sobre la mesa del salón. Colombianos y españoles descubriéndose, de lo típico a lo urbano, de lo sencillo a lo elevado: arepas con vino, torrijas y asevichados!

Una sorpresa tras otra: arepa con pato confitado y ají de chontaduro. Un gran mordisco y un sorbo de cava. Al borde de la mesa Josep brindaba, yo feliz, a una cuarta del mejor. Luego palmitos del Putumayo (los de sustitución de cultivos), ensurrullados con langostinos y pepas de pimienta verde. Una explosión alivianada por un “Manzanilla La Guita” que funcionó de lo mejor (porque es vino de postre). Ese atrevimiento, ese riesgo es lo que define a este gran catador ¿quien se hubiera atrevido? Solo Josep, sí señor!

En la mesa nadie respiraba, seguía Harry danzando entre sus platos: arroz atollado, costilla de res y maduro, y un chorro de un Torre Muga del veinte 09: el profundo riojano, la carne braseada, el arroz y su juguito. Al final se despachó otra joyita: una torrija preparada con almojabana y una bola de helado de guayaba agria.

Me voy más enamorado de Harry, más impactado ¿quién como él para convertir lo ordinario en extraordinario?; y, aunque él no me conoce, sigue siendo uno de mis amores platónicos en cocina.

Al BBVA, gracias por esta oportunidad *Esto no es una campaña! No trabajo para el BBVA, sólo digo la verdad