Naan… Cocina India en Medellín

Restaurante Naan

¿Crees que estoy LOCO?
Entonces salta la historia inicial y ve directo a la recomendación!

“La historia…”
Adoro la comida de India. Para mi es un regreso a casa… a los cálidos aromas que dieron sentido a mi corta existencia en India antes de volver a nacer en Colombia. Siento que fue así! 45 años atrás partí de Jaipur. Fui obligado a dejar mi cuerpo antes de cumplir 12 años ¿Qué tenía que aprender? Aún no lo se. Por eso trato de ser lo más útil posible…

Algo que sí sé, es que me llamaban “Toli”, un “dulce niño”. Seguro por eso, fue la primera palabra que repetí al salir de la barriga de Diana… mi nueva madre.

“La Recomendación…”
Es sin duda, la razón de mi admiración por María Teresa Velez y su restaurante Naan… Sus manos huelen a masala, cardamomo y yogurt… su corazón sabe a ghee, a limón y a comino… su piel guarda el aroma del jengibre, el tamarindo y el coco… Todo en ella es recuerdo de mi lejano y espiritual hogar.

A la entrada… Una mesa de Indios. Comparten, comen, ríen. Sus caras alegres me dicen que esta comida es de verdad y que ellos también están en casa ahora.

Para empezar recibo una Pakora de verdes hojas: espinacas rebosadas en harina de garbanzos. Sobre ellas una montañita de brillantes cebollas y colorados tomates. Chutney de tamarindo, yogurt, especias y cilantro. Una entrada diferente, muy delicada. Las espinacas se deshacen sobre la lengua, entregándome un equilibrio divino… el ligero ácido de sus hojas, el crocante dulzón del rebozado, la humedad del tomate y el astringente picor de la cebolla morada.
-Valor: $12.000-

Levanto la mirada para encontrarme con las banderas de oración tibetanas. Solo verlas me transporta. Estos banderines de colores transmiten buena energía… Significan también, para los budistas, un poco de lo que les explicaba al principio: todo es perecedero, pero al mismo tiempo, todo nace de nuevo!

Tomo el Naan, el pan, y lo mojo en el cremoso contenido de uno de los cuencos de cerámica. Lentejas estofadas en leche de coco, con tomates y semillas de mostaza… “Dal coco”… Ni se imaginan la fragante potencia y el sabor tan especial de este plato. Luego el el Saag Paneer, un cremoso curry verde con todas sus noticas a espinacas, jengibre, canela, comino, cúrcuma y ají. Sumergidos en él, unos cubos de “paneer”, de queso fresco tipo cuajada… logrando un juego glorioso: el dulce acidito de la leche y los exóticos momentos de las especias en la salsa. Humedezco allí el basmati y siento sus largos granos deslizarse entre mis dientes, cortando el suave picor…
-Valor $14.800 el Dal Coco y $15.000 el Saag Paneer-

¿Y para cerrar? Un infantil y adorado recuerdo: “Kulfi”. Una paleta de Azafrán y Cardamomo… helada, compacta, muy fresca… Repleta de trocitos crujientes de pistacho y lajitas de almendras… perfecta para terminar este enigmático viaje al corazón de la espiritual cocina de India!
-Valor $12.000-

Qué experiencia tan maravillosa es comer en este lugar!


Guarda esta y todas las recomendaciones en tu teléfono. Descarga la APP “Tulio Recomienda” desde AppStore y GooglePlay! o si prefieres desde este link directo http://www.adianteapps.com/vogswe


Naan​

Para reservar Click Aquí
tel: (034) 312-6285
Carrera 35 no. 7 – 75
Medellín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s