La Pizza de la Felicidad: Ciao y Órale en Medellín

ciao orale pizza

Siento pena… VERGÜENZA de verdad… todo el día la paso visitando restaurantes y ahora me pregunto ¿cómo no había visitado esta pizzería antes?

Hace muchos años conocí a un pizzero italiano, un pizzaiolo original, un ser increíble, noble, bueno, tan especial conmigo cada vez que me lo encuentro en la calle. Ya saben ustedes que, para mí, la buena cocina nace de seres humanos como este: alegres, transparentes, llenos de una energía divina! Eso, al final, termina siendo el mejor condimento.

Se llama Sergio Forgioli, el hombre que ha construido la mayoría de hornos de piedra en la ciudad ¿se imaginan el dominio del fuego y el conocimiento que debe tener entre sus manos?

Ayer me senté en su pizzería de la 10. Un rinconcito que comparte con otro cocinero de nacionalidad mexicana. Cada uno cocina lo de su tierra y así han convivido por muchos años. A la mesa te llegan las 2 cartas: una, la de pizzas y pastas; otra, la de tacos y quesadillas!

Pedí la de prosciutto crudo ($20.000), un rústico círculo de justos ingredientes que respetan y no ocultan el sabor de la masa, eso fue lo mejor. Soy un “comedor de bordes”, como aseguran algunos amigos italianos, y tienen razón, pues es allí, en esos bordes, donde descubro la pizza de verdad. Atrás quedaron las épocas en que se tapaban con una montaña de ingredientes y 1 libra de queso. La esencia de la pizza es esa base, esa pasta… es en ella donde reside el arte del verdadero pizzaiolo, su pericia para amasar, leudar y controlar el fuego. Lo demás son solo ingredientes que se compran en una tienda. Si no puedes sentirla ni saborearla, si el cocinero no siente orgullo por esa masa, algo no anda bien.

Elevé uno de los triangulitos, lo acerqué para comerlo primero con mi nariz, aspiré aquel aire a pan recién cocido, a queso desleído… el toquecito dulzón y ácido del tomate fresco… hinqué mis dientes en sus abultadas orillas, quebré la crocante corteza que se había formado a punta de ardor y candela. Por dentro eran densos, flexibles y divinos… me los suspiré: “la masa perfecta”, pacientemente preparada y estirada. Al centro, la historia continuaba igual de sabrosa: el gustoso círculo se iba aplanando hasta alcanzar su máxima delgadez, apenas la necesaria para sostener los ingredientes y entregarme una hermosa combinación: el suave dulzor del pan, el aceite del queso, el hierro del prosciutto, su sal; la picosa acidez del tomate y aquel profundo aroma a humo que se había impregnando en la masa, para luego impregnarse también en mis dedos y en mi corazón!


¿Quieres recibir los MEJORES Trucos, recetas y Recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda”, click aquí http://www.adianteapps.com/vogswe


CIAO Pizza y Órale

Para llamar Click Aquí / tel: (034) 311-3329
Carrera 43b no 10-73
Medellín

2 comentarios en “La Pizza de la Felicidad: Ciao y Órale en Medellín

  1. Dos intentos en épocas diferentes y es una suerte si atienden.

    Hace un tiempo intenté un sábado y los empleados dijeron que ellos estaban almorzando que no me atendían. Nunca volví.

    Intenté de hoy nuevo, y luego de 10 minutos, nadie nos atendió, ya una vez nos decidimos ir, en la puerta “intentaron” atendernos.

    Puede que sea bueno…..si es que alguien ha podido probar lo que hacen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s