6 Nuevos descubrimientos: Brutales, Imperdibles y Baraticos | Medellín

¿Un perrito de Alto Turmequé?

ciento once

¿Es callejero? Sí, entra en esa categoría! ¿Con Pedigree? con “Súper Pedigree”, diría yo! Sus panes, sus cortezas crocantes de interiores gomosos, hablan de conciencia y rusticidad! Buen sabor, preciosa textura! Tienen máquinas incluso para socavarlos y calentarlos por dentro, y eso es algo que se agradece un montón! Se preocupan por cada cosita y sirven solo lo mejor! Las salchichas que son tipo alemanas: la frankfurter, la cervelat, la bratwurst, la kasewurst, la picante y la original, todas gruesas, gustosas, apretadas y rejugosas! Cada una con su sabor particular!

Sigues los pasos descritos en la pared. Eliges la salchicha, luego el pan (baguette, integral o pita), y por último las salsas de la casa: mayonesas de pesto u olivas, tamarindos, piñas y tomates especiados o con curry! Al final, si quieres, puedes agregar encurtidos, repollos o pimentones y servírtelo con papas o platanitos (por un adicional).

Es una verdadera delicia! Sin lugar a dudas, uno de mis grandes favoritos de siempre! Allí todo es diferente y bien preparado! No sé por qué no había escrito antes de él.

Ciento Once

tel: (034) 448-1125
Mall San Lucas


¿Un Filipino en la 10?

bao bei

¿La cocina de Asia se está tomando nuestras calles? Parece que sí! Qué afortunados somos! Apenas estaba contando la historia de Keiji Kosaka y su Ramen, cuando sentí, al lado de su puerta, el rugir de un nuevo extractor y unos potentes aromas a limoncillo, ajo y coco. Salí como pescao alborotao, salté de un estanque a otro! Sobre la puerta de un pequeño pero sofisticado local, terminaban de poner un nombre divino: Bao Bei, Cocina Asiática Contemporánea! (Bao Bei se le dice a quien quieres mucho, algo como “oye cariño”).

Me planté en una de las mesitas, temblando de emoción! Siempre me pasa cuando estoy “ad portas” de una nueva aventura culinaria! Abrí la carta y pedí un par de baos (Gua y KFC), un Khao Soi y un Inasal. Desde la mesa disfruté el sencillo pero aromático arte de Ian Delfín, el cocinero filipino y sus calderos rezumbantes!

Los baos llegaron tibios, gomosos. Primero el Gua apretando con sus chapatas de masa trozos de tocino en Hoisin. El segundo, el KFC, se agarraba a un crocante pollo frito coreano glaseado en ajo y chili. Uno con Pepino, otro con Kimchi! Absolutamente deliciosos! ($11.000)

Luego llegó el fragante Khao Soi ($17.000), un Tailandés de pura cepa! Tallarines frescos sumergidos en un corposo y brillante caldo de curry rojo, limoncillo, leche de coco, espinacas, ajo frito y pollo. Unos tallarines fritos venían por encima, los otros sumergidos en el caldo. Un bocado intenso, reconcentrado, exótico en la experiencia que me proponía. Los comí igual que el Ramen y eso los hizo aún más especiales. Ruidoso!!!, eso ustedes ya saben!

Y cerré la mesa y el gusto con un platico que jamás voy a olvidar, casi que caserito, natural, lleno de matices y olorosos pellizcos: el Inasal ($22.000). Arroz frito en mantequilla con ajo y soya, húmedo y divino como ninguno, cubierto con un apañado de cremosas espinacas diluidas en coco; excitantes, interesantes, muy, muy ricas, dispuestos ambos, arroz y espinacas, para hacerle cuna a un dúo de doradas presas de pollo asadas al estilo filipino, crocantes, brillantes, que llegaron respirando aires a limoncillo y colores a anato (achiote). Al lado, un encurtido de papaya verde y zanahoria con vinagre y azúcar, “atchara”, preciada ensaladilla de las Filipinas! Para morirse de la dicha!

Bao Bei – Asiática Contemporanea

tel: (304) 396-2418
Carrera 36 no 8a 123


No te vuelvas a perder ninguna de mis recomendaciones. Descarga AHORA mi APP http://www.adianteapps.com/vogswe


¿Una Pizza de Burro?

burro pizza

En el barrio El Dorado, en un pequeño rincón de Envigado, descubrí un pizzero y su romántica pizzeria! Atravesé el portal, caminé a través de un pasillo atildado con decenas de fotos, aplausos en blanco y negro para las glorias pizzeras de ayer!

Mi primer sorbo y sobresalto tuvo que ver con la sopa de tomate ($9.900), una de las mejores que he probado, espesa, dulzona, deliciosa, de tomates maduros cocidos lentamente en leche de coco hasta lograr una crema gustosa, real y divina… gemí de la emoción tras cada cucharada! ¿Sonó raro?

Luego llegó un enorme y deforme disco, la delgada masa bullía sobre una pala de madera… rústica, brillante, olorosa, hermosamente ataviada con tajos de prosciutto, mezclum de lechugas, líneas de balsámico y un dulce y perfumado pensamiento violeta como si fuera yema de todo este jolgorio ($29.900; pero comen 2 y sobra).

Bajo el sismo de crujientes preparitos, el pesto y, sobre el pesto, mozzarella di búfala y queso mascarpone… ¿qué les puedo decir?, resultó una experiencia bien diferente. Preciosa para ser más contundente! Masa delgada pero con cuerpo, con alma interna, cocida en piedra con gran maestría; crocante pero no galletuda, maleable, con buen piso y gran sabor! Me atrevo a decir que he encontrado un nuevo tipo de pizza, una de autor, grandiosa, de base firme y jugoso corazón!

Cada mordisco una gloriosa mezcla de ácidos momentos, dulces recuerdos, salados encuentros y curiosos descubrimientos… y, al final, el souffle de chocolate negro con helado vainilla… llegaba servido en una caldeada cacerola ($9.900), cosa más cremosa, amarga y deliciosa. Me duele del antojo cuando pienso nuevamente en ella… ah, que volveré muchas veces más por este rincón de cuento! -Las pizzas van desde $15.500 hasta $29.900.

Burro Pizzería

tel: (034) 331-5243
Carrera 42 no 40c sur – 19


¿El Ramen de un Japonés?

sumo ramen

Después que encontré el Ramen de Formosa, me obsesioné! Quería más! Recuerdo haber dicho en esa recomendación que: “cuando pruebas este plato es imposible parar… y fue verdad”. Al día siguiente salí como loquito a buscar por todo Medellín: ¿quien más servía Ramen?, y, para felicidad de todos, di con el más económico y original.

Keiji Kosaka, llegó hace unos meses al país con el sueño de aprender español y servir el mejor Ramen, el que preparaban sus abuelos en su natal Ibaraki, Japón. Lo acompañaban solo los cuencos, los hashi, las cucharas, los recuerdos y algunas recetas de su familia.

Se plantó en un pequeño local del Poblado. Allí, todos los días amasa y teje sus propios fideos. También el Tonkotsu, un lento potaje en el que cuece huesos de pollo y cerdo, les exprime su esencia primaria hasta convertirlos en un fragante y gustoso caldo, rico en gengibre, en grasita, en sal y cebollita larga! Me senté rabiando de deseo, listo a sorberme rápida y ruidosamente los rústicos tallarines y su oscuro menjurje. En una mano los hashi (los palitos chinos), y en la otra la cuchara!

Levanté unos pocos fideos con los palillos y los sorbí con fuerza hasta destetarlos del plato. Abajo, la brillante sopa aguardando con sus otros preparijos: espinacas, huevos, tomates y las delgadas rueditas del char siu, la barbacoa de cerdo. Al fondo Keiji, con su hachimaki en la cabeza, trabajando como una hormiguita, entregado en cuerpo y alma a su labor de cocinar.

Luego las delgadas rueditas de tocino parrilladas, el ahumado Char Siu y su dulce grasita, el cebollín, el hierro de la espinaca, su astringencia, el huevo, su firme carne y su cremoso corazón. Sin complicarme fui combinándolo todo, mojando cada piecita en el caldo, elevándolos rápido, una y otra vez, para que el líquido no se diluyera! Nuevamente, y como en la experiencia anterior: sorbí, mordí, chupé y viajé con emoción… Al final, ante la mirada agradecida del joven itamae, levanté el cuenco con las dos manos y me lo terminé a sorbitos… debo repetir: comer así es un lujo, te llenas la panza mientras tú espíritu danza!!! Valor $12.000 el mediano

Sumo Ramen

tel: (319) 211-1876
Carrera 36 no 8a-131


No te vuelvas a perder ninguna de mis recomendaciones. Descarga AHORA mi APP http://www.adianteapps.com/vogswe


¿Una Hamburguesa de Costilla?

office burger

No se ni por dónde empezar… la emoción de haber encontrado “lo mejor de 2 mundos” en un solo empanado, me hizo pensar y hablar atacadamente!

Todo hamburguesólogo que se respete, suele ser, a la vez, un adusto “costillólogo”… por eso, lo que había encontrado esa tarde, empezó a llenarme de una temblorosa emoción: ¿Una HAMBURGUESA de COSTILLA? Sí, Sí, Sí… la cosa más espectacular y, aunque en teoría es más un sánduche, la experiencia resultó increíble: sentir el pan calentito, su olor a mantequilla fresca, las burbujitas cerrándose, exprimiéndose contra las jaleosas costillas liberadas, superó cualquier presagio o premonición… pensé que sería buena, sí; pero terminó convirtiéndose en una experiencia sin precedentes!!! Ah, que estoy loco por regresar!

Me agarré de ella, 3 deditos arriba, meñique y pulgar por debajo; pero ni siquiera mi científica técnica de empuñarla, logró contener el tibio chorro de Sriracha que rodó por mis dedos, su especiado picor, su colorado espesor, sus aires orientales sobre poniéndose al dulzor de una equilibrada BBQ… gustosa empatazón sobre las divinas carnes.

Encima un rebujito de hojas, queso mozzarella, tomate y… no puede ser ¿plátano maduro? Sí señor! Qué locura, qué perdición!!!

Office Burger

tel: (034) 580-2200
Mall Palma Grande


¿Unas Malditas Costillas?

mu fuking good ribs

Hace 8 años conocí a Elizabeth y a Simon, su esposo Ingles. Habían montado, en la parte de abajo de su casa, un pequeño entable, una especie de Pub inglés construido en un garaje. Solo atendían 3 días de la semana, solo servían costillas con papas y mojitos… nada más! ¿una carta tan flaca? una locura para aquellos años en que la cocina estaba en plena ebullición; pero hacían tan bien lo suyo que, desde ese entonces hasta hoy, su fama se fue extendiendo como candela, tanto que el pequeño restaurante de otrora se convirtió en mito e imán de romerías: el aclamado y adorado “MU”. Ella, la barman, él, el cocinero! El mundo al revés, reclamaban las gentes de aquellos años; pero resultó que, de esa feliz comunión, salieron los mejores mojitos y las más sabrosas costillas, pa’ qué!

Anoche volví… Bajo el cartel de luces que anunciaba sus “fucking-good-ribs”, se abría un nuevo lugar. Atrás habían quedado el garaje y el pequeño bar… filas bajo las escaleras, lista de espera y una reja para separarte de las decenas de comensales que se chupan los dedos, extasiados, embaturrados en guacamole y barbecue… Ya me habían advertido que si no llegaba antes de las 9pm, no encontraría costillas.

Al rato logre una mesa. Pedí un Rack de $54.000 pesos (para 2 personas). Llegaron unas enormes costillas revolcadas, recostadas unas sobre otras, servidas con una montaña de papas gruesas recién cortadas, hechecitas en casa. A un lado, un plato con nachos y guacamole.

Agarré una de las carnudas tiras y la fui limpiando, de arriba a abajo, desprendiendo gordos y jugosos trozos de carne, alcanzando el hueso tras cada estocada. La salsa con que fueron lacradas en la parrilla se había hecho una colorada y gustosa pegotera: ácida, “humosa” y dulzona. Sus punticas requemadas se abrían ajustándoles un crocantico acaramelado y delicioso!

Ni se imaginan, quedé feliz, lleno de gloria y con ganas de regresar mil veces más. Hay que programarse, sí, porque solo abren viernes y sábados, y solo de 6 a 10pm

MU Fuking Good Ribs

tel: (310) 598-5982
Calle 7 no 35-56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s