¿Cómo lograr negocios extraordinarios con solo una moneda de $200 pesos?

Conferencia

Tú puedes… aunque parezca lejano e imposible, tú puedes emprender y triunfar!

Al principio, yo pensaba igual que tú, era temeroso y negativo: ¿cómo va a ser posible? ¿cómo lo voy a lograr? el triunfo es solo para aquellos que tienen algún capital.

Con el tiempo descubrí que el asunto no tenía mucho que ver con dinero en realidad. Me puse a observar ¿qué tenían en común aquellos emprendedores que habían empezado de cero y hoy eran dueños de sus vidas, su tiempo y sus billeteras? Lo que aprendí lo resumí en 3 conceptos que hoy te quiero regalar: PASIÓN, ENTENDIMIENTO y BONDAD. Eso era todo. No había ningún secreto más.

Con esos 3 juicios, y con una moneda de $200 pesos en el bolsillo, me tracé, en 1.998, una meta ridícula: montar mi propio taller y luego mi propio concesionario de automóviles importados. ¿así o más absurdo?

¿Cómo un tipo que estaba hundido en la escasez, con un hijo en camino, con su carrera artística clausurada y sin haber obtenido título universitario, podría sacar adelante una idea tan descabellada? Esa misma pregunta repetía 3 años después en medio de una charla a un equipo de más de 20 especialistas que trabajan junto a mí en TECNIAUTOS, el primer concesionario FIAT del nuevo milenio en Medellín. En ese entonces revolucionaba el sector automotriz con sus sentidas políticas y su brillante honestidad. ¿Quieres que te diga quién era uno de los dueños? Bien, me costó 3 años llegar a él, a punta de PASIÓN por estos autos (realmente me gustaban demasiado), de entendimiento (consumía todo el material disponible en libros e internet sobre el tema), y de una BONDAD que se convirtió en la más pura solidaridad: nuestro equipo, nuestros clientes, nuestras familias todos empujábamos para el mismo lado. Tecniautos hizo historia y vendió cientos de vehículos nuevos (te lo contaré más adelante), antes que yo, y por motivos de salud, saltara a un nuevo emprendimiento: La Gastronomía.

Los secretos de estos 3 secretos:

PASIÓN
¿Qué es lo que más te apasiona? Esa debe ser la primera pregunta de cualquier emprendedor. Elige trabajar con algo que sepas te va a llenar de felicidad, que tu trabajo terminé convertido en negocio y hobbie a la vez! Es decir, que incluso cuando descanses estés pensando en ¿cómo avanzar, cómo crecer, cómo mejorar? Que adores leer todo lo que tiene que ver con tu tema, ver videos, escuchar conferencias y seguir a reconocidos especialistas del asunto. Que te apasione tanto que no le puedas quitar la cabeza de encima! Que estés tan enamorado que la vida misma se convierta en inspiración continúa. Este es el primer secreto de los grandes triunfadores. Su pasión es tan fuerte y contagiosa, que el mundo entero se compromete con ellos y les ayuda a salir adelante.

ENTENDIMIENTO
No puede haber verdadera pasión sin conocimiento ni entendimiento. Uno no se enamora cuando no conoce de verdad una idea. Así que debes procurar saber lo que más puedas sobre tu emprendimiento: leer, estudiar e investigar (así sea con el doctor Google), hasta convertirte en un sabihondo de lo que promueves. Sin eso, nadie te pondrá atención y estarás destinado al fracaso. Si no estás lleno de lo que impulsas, cualquiera echará por tierra tus ilusiones. A todos nos gusta comprarle o seguir a los que más saben, a los que nos inspiran ganas y confianza! De igual forma necesitarás ese conocimiento para dirigir a quienes trabajarán contigo. ¿Cómo vas a guiar a tu equipo si no tienes ni idea sobre lo que hacen? Cuando te hayas convertido en el que más sabe, en el que más reflexiona y goza su propio tema, el universo entero conspirará a favor tuyo y los clientes te buscarán como locos. ¿Cómo no? Para algunos serás el mejor. Eso te lo puedo garantizar!

BONDAD
Tu primera meta, tu sueño, tu esperanza no debe ser ganar dinero. Eso vendrá como resultado después de poner en acción estos 3 enunciados. Tu máximo fin debe ser mejorar la vida de las personas: la de tus clientes, la de tu equipo, la de tu familia y la de la sociedad. Cuando el centro es el mejoramiento y la felicidad de los demás, el dinero bailará al ritmo que le toques. Economiza en lo que quieras; pero hay 2 cosas que jamás debes sacrificar: ni la calidad de lo ofreces, ni el bienestar de quienes te apoyan. Si engañas a tus clientes con productos o servicios malos, perderás! Si eres injusto y pagas mal a quienes te acompañan, perderás. Recuerda lo que decían las abuelitas: “La Bondad empieza por casa”. Deja de estar sacrificando a tu gente y sintiéndote bien porque ayudas a alguna fundación a final de año. La primera fundación debe ser la de tu corazón y la de los corazones de quienes trabajan para ti. Si dentro de tu emprendimiento todos están contentos porque saben que eres justo y creen en ti y en tus sueños, se matarán por acompañarte al éxito y el éxito te abrazará. De lo contrario, sufrirás todos los días la ingratitud y el abandono. Si eres consciente que entre más ganes más deben ganar los demás (tus clientes, tus empleados, tu familia y la sociedad), habrás alcanzado, además del éxito, la felicidad…


conferencia 2

Ahora, ¿por qué hablo de una moneda de $200 pesos? Para enfocarte: no necesitas una gran suma para empezar. El día que soñé construir un concesionario metí la mano en mi bolsillo y eso fue lo que encontré: una moneda vieja de 200 pesos y un papelito que había rayado con la frase “sí se puede”. Iba hacia mi casa, un pequeño apartamento que unos meses más tarde el banco me habría de quitar, así como me quitaron todo lo demás (me hicieron ligero, aunque al principio no me di cuenta del favor que me estaban haciendo. Lloré mis pérdidas hasta que me quedé seco por dentro y fue la última vez que lloré por algo material).

En una esquina descansaba una indígena, sentada en la base de un enorme guayacán. Le colgaban tres pequeñines: uno chupaba la teta, otro jugaba con un cartón y uno más se deslizaba entre los carros pidiendo algo para comer. Miré mi flaca fortuna (la moneda de 200), y sin pensarlo mucho se la entregué. Siempre he creído que mi vida cambió a partir de ese pago al universo (yo no lo sabía aún). No sé trataba de la moneda, que era poco; ni de la indígena, que mi moneda no solucionaría su economía… se trataba más de mi actitud: al final de mi desastre económico aún tenía la capacidad de dar. Eso hace parte del tercer secreto que te regalé antes: cuando eres generoso, cuando ofrendas y sabes dar, la vida y su energía te devuelven tres veces más. Hoy puedo decirte que DAR es mi piedra angular: “La vida es como un espejo. Si yo sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que yo tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí” (Gandhi).

Creo firmemente en ello. Es como te lo dije antes cuando hablé de La BONDAD: “Si eres consciente que entre más ganes más deben ganar los demás (tus clientes, tus empleados, tu familia y la sociedad), habrás alcanzado, además del éxito, la felicidad”… parece mentira. Pero cuando inviertes en los demás, siembras en terreno fértil para luego cosechar la mejor energía. Lo bueno se te devolverá (igual que lo malo). Más adelante te lo demostraré y te contaré cómo mantengo vivo ese canal! Por lo pronto voy a contarte el principio de mi historia como emprendedor.

Aprender a Fracasar!
Soy un tipo construido a punta de fracasos. Esa ha sido mi gran escuela y mi mayor tesoro. He tenido que aprender al revés: “lo que no te mata te fortalece”. En mi caso, esta consigna ha sido palabra de Dios! Ahora no le temo a nada. Me he caído tantas veces y de maneras tan aparatosas, que todo ese fracaso se me volvió libertad! Me acostumbré a él y lo abracé como motivo para emprender. No temas fracasar, teme no aprender nada de ese fracaso. Las caídas te hacen más sensible, más perspicaz. Míralo así: jamás llegarás completo al éxito ni te sentirás totalmente seguro, si antes no te has dado unos buenos golpes: nadie aprende a caminar sin haberse caído muchas veces. Así que, si hoy te sientes fracasado, alégrate, tienes una valiosa motivación. Será el primer escalón a tu libertad. Te lo aseguro, te lo puedo firmar sobre piedra, mañana me dirás: “gracias a Dios pasé aquel duro momento, o no tendría ni valoraría nada de lo que tengo hoy”.

Mis mayores orgullos en esta vida, mis tesoros emocionales, están contados en fracasos, no en triunfos: saber que perdí todo una y otra vez, y que cada vez me levanté con mayor energía, me ha hecho más fuerte, más seguro y más feliz!

Primero lo primero ¿Por qué decidí dejar de cantar y convertirme en un emprendedor?


conferencia 3

Tener una firme motivación!
Para emprender, debes tener una firme motivación. Puede que en el camino tu emprendimiento se transforme o cambie muchas veces; pero una firme motivación será suficiente para mantenerte encausado hasta el final.

¿Qué buscaba cuando empecé con todo esto? Construir un porvenir estable para mi familia y brindar, a los clientes de mi futuro concesionario, tranquilidad y seguridad al comprar un auto. Había sido engañado unos meses atrás por uno de estos concesionarios; en vez de pelear, decidí solucionarlo, convertir esa pérdida en mi nueva forma de vida.

¿Ves lo que te dije? No hablé de dinero en ningún momento. Si le cumples a tu corazón, el dinero llegará a gran velocidad. Sí o sí, necesitas una justa motivación para empezar.

Al analizar a grandes emprendedores, encontré motivos para dejarlo todo sobre la arena: “mi hijo enfermó y necesitaba dinero para sus tratamientos”, “mi padre murió y tenía que salvar la economía de la casa”, “el esposo me daba a golpes, así que huí y empecé solita”, “me quedé sin trabajo y necesitaba seguir pagando el colegio de mis hijos”, “mi marido se fue con su amante y me dejó, con dos hijitos y sin un peso”, “lo perdí todo en un mal negocio y me puse a cocinar”. Cada uno de ellos, con la valentía que les brindó su situación, logró mover el mundo a su favor. Hoy son dueños de sus propias empresas.

No te preocupes. Tu motivación no necesita estar inspirada en una situación extrema. Basta con que desees salir adelante y mejorar la vida de quienes te rodean, para adquirir la fuerza suficiente… así lo hice yo!

Desde chiquito había sido un artista. A los 13 años actuaba en un famoso seriado llamado “Pequeños Gigantes”. De allí salté a la radio (88.9), a los escenarios y a diferentes producciones de televisión. Pero mi búsqueda siempre fue cantar. Para no hacer larga la historia (que más adelante te la contaré con pelos y señales), logré algunos éxitos importantes. Pero en la cúspide de mi carrera, viviendo en los EEUU, recibí la noticia más hermosa: iba a ser nuevamente papá. Ese día decidí cambiarlo todo, apagar mi voz mientras creaba, para mis hijos y esposa, un futuro estable y prometedor. Después de recibir el premio de la Asociación de Cronistas del Espectáculo de Nueva York (ACE, el Grammy Latino de la época), y de ver a Celia Cruz bailando conmigo en el escenario mientras cantaba La Cachucha Vacana, renuncié y me devolví para Colombia.

Siento que fue la primera vez que la palabra “fracaso” empezó a rondarme con gran intensidad. Como no estaba acostumbrado, me dolía. Me la repetían todos los días en los medios, la gente en la calle y hasta algunos familiares: “cobarde, no fuiste capaz”. Así que parte de esto también era demostrar que yo podía empezar de nuevo. Ya no sería un artista, ahora sería un papá!

Dejé atrás la disquera y, durante algún tiempo la pasé muy mal, sobreviviendo apenas con las ayudas de nuestras familias, en especial de la de mi esposa… sus padres, los suegros más hermosos que cualquiera pudiera desear. Lloro mientras escribo esto, porque es mucho lo que les debo y lo que les deberé una eternidad. Su bondad me inspiró a luchar sin renunciar!


conferencia 4

Escribí una carta hace un par de años que se volvió famosa en redes sociales. Allí expliqué mejor ¿el por qué de mi decisión? Creo que no encontraría manera más bella de contártelo otra vez. Esto fue la raíz de todo, la verdadera razón del por qué dejé de cantar para hacerme emprendedor, mi firme motivación: pasión, entendimiento y bondad!

“Cada día aparece alguien que suele llamarme fracasado. Suponen que eso soy porque hace muchos años dejé de actuar en TV, porque abandoné la radio, porque no volví a cantar! Aseguran que la vida me dio la espalda, que lo perdí todo y que ahora nada tengo para ofrecer!

Generalmente evito responder porque no es fácil explicar a los demás que mi retiro obedeció a una decisión de AMOR. Si esto es el fracaso, entonces SÍ, soy un fracasado: El más feliz de todos!

-Estoy embarazada-, me dijo Aleja, y con solo esa frase entendí que todo lo que anhelaba estaba frente a mi: sería el mejor esposo y el mejor papá. Nada más quería ser ¿Perder todo en un mundo donde vales por lo que tienes? Nadie me creyó. Ni la disquera, ni el canal, ni la familia ¿Cómo me iba a bajar de esa nube? Pero a mi esa nube nunca me importó demasiado. Era consciente que había venido para otra cosa. Así que un día, mientras tocaba la barriga de Ale y sentía los golpecitos de esa nueva vida tras su delgada piel, fui consciente de lo que sucedería: mis sueños estaban a punto de transformarse para siempre.

-Voy a retirarme, no puedo someter a nuestro pequeñito a una vida solitaria de escenarios, rumbas y padres ausentes ¿Sacrificar mis sueños? NO! No hay sueño que pueda superar el sueño de ser papá. Por el contrario, ahora voy a correr tras el sueño más grande de todos-.

Han pasado 18 años y para llegar a este punto he hecho de todo, he pasado de todo; pero ni un día me he arrepentido de aquella decisión… ni un solo día! Porque en los momentos difíciles, los abrazos de estos pequeñitos (que ya no lo son tanto), se convirtieron en mi fuerza y mi sostén, y sus besos, en la mejor medicina cuando la desesperación invadía mi corazón ¡Qué buena inversión la que hice! ¡Qué afortunado salto al vacío el que di.

Hoy me siento pleno, con 4 hijos de quienes he aprendido lo que no habría aprendido en mil años de escenarios, canciones o triunfos individuales. Ellos se han convertido en mi realidad y, aunque no me pertenecen, serán siempre mi cielo personal.

Ahora camino con la frente en alto… y si esto me convierte en NADA ante los demás, entonces tengo que aceptar que solo eso soy: un profundo y alegre vacío. Ya no es importante para mi. Lo realmente valioso es que ellos, estos pequeños milagros, me regalaron montañas de esperanza y me dieron fuerza suficiente para emprender una y otra vez”.

Cada uno debe encontrar su firme motivación para emprender. Esta fue la mía: un futuro para mi familia, con un padre cercano y presente.

Ahora sí, ¿cuál fue el engaño que me llevó a fundar una concesionaria sin un peso en el bolsillo y de qué manera lo hice?… (continuará)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s