Mientras algunos se rasgan las vestiduras, aquí seguimos construyendo

burger master

Estoy sorprendido con lo que estoy viendo: después del BURGER Master conocí una nueva generación de jóvenes restauradores y restaurantes que, en vez de pelear todo el día por demostrar quién es el mejor, quién sabe más, quién es el más respetable, quién tiene más derechos sobre el mundo de las cocinas, se unieron al rededor de un mismo ideal… y, a pesar de haber competido como leones, se convirtieron en víctimas de la más hermosa dualidad: a todos les importaba ganar y a todos les importaba que ganaran sus adversarios. ¿Puede haber algo más noble?

Hace unos meses no se imaginaban que esto podía ser real… vivían en las sombras, alejados del “respetable sector restaurador”, temerosos de ser señalados por aquellos críticos y cocineros que se autonombran y definen “defensores y dueños de la cocina y de la última verdad…” ¿por qué? ¿acaso preparar hamburguesas no es también asunto de respetable nivel?

A un mes de haber terminado esta competencia, los he visto ir a probar las hamburguesas de sus adversarios. Han intercambiado facturas y las han comido todas… ¿y saben qué? Ni una queja, ni un desaliento, ni una mentira, no empiezan, como suelen hacer algunos a difamar a sus contrarios.

Jamás imaginé que pudiera existir tal caballerosidad, tal unidad y humildad… mientras algunos grandes cocineros siguen matándose por bobadas, estos jóvenes restauradores continúan a paso firme, con el ojo puesto en lo único importante: cocinar, trabajar y mejorar; hacer algo útil por sus familias, por sus empleados y por su ciudad.

Antes mis héroes eran algunos de los “vanagloriados” cocineros de otrora, los de academia, las glorias del fuego colombiano… pero he visto a algunos arrancarse los ojos, chillar por pendejadas, mentir sobre sus competidores, despreciar a los jóvenes cocineros y atacar, sin compasión, todo lo que se mueva en las cocinas sin su supuesta aprobación (nada les parece). ¿Por qué? Si la cocina es un espacio de libertad! Hoy me declaro aprendiz de estos jóvenes héroes, ellos me han demostrado que se puede trabajar en las cocinas por un futuro mejor! Qué hay esperanza, carajo, que hay bastante material aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s