¿Vienes para Providencia? Así sí vengo a pagar penitencia…

54279040_1218366784982695_9129839254149529600_n

Este enorme plato, “el mixto” del Restaurante El Divino Niño en la playa Suroeste de Providencia, es un imposible, un ¿será que me lo puedo comer? Una de esas experiencias qué hay que ver, disfrutar y probar antes de morir!!!

Me había tomado un par de rones mirando el mar y sus siete colores… así que cuando llegó pensé que era cuestión de la tomadera: se necesitaron dos pelaos para traerlo hasta la mesa (y una helada cerveza)… sobre la plateada bandeja 3 pescados: una mojarra carnuda y un par de margaritas, y media langosta picada en trocitos, y un enorme sable de caracol en una salsa atomatada; y un revolú de apretados y frescos calamares. A un lado el arroz con coco y al otro, los patacones y la ensalá… una sabrosa, única e increíble exoticidad! Ojo es un plato para compartir!!! (Ellos dicen que pa’ dos… yo diría que pa’ tres).

¿Vienes para Providencia? Así sí vengo a pagar penitencia… (vale $60.000)

El Divino Niño

Playa Suroeste
Providencia


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿Valió la pena? Entrada, Fuerte y Postre, y me cobraron ¿$750.000 pesos?

Processed with MOLDIV

Llegué al Nusr-Et Steak House en Miami, famoso por sus carnes y por el curioso estilo con que su creador: Nusret Gökçe, corta las carnes y pone la sal. Seguro has visto sus videos: el famoso Salt Bae. Desde Dubái hasta Nueva York se dice que el hombre sirve la mejor parrilla.

Pedí 3 de sus glorias: un Carpaccio de Res, un Rib Eye y un Baklava, un pastel turco de pistacho en masa filo con miel. Cómo ya había comido su hamburguesa la vez pasada (una de las mejores, por cierto), y había quedado antojado de sus carnes, regresé! No dimensioné lo que podría costar y, sin mirar la carta me lancé a pedir… ay! menos mal pedí de a un platico nada más, jajaja!

¿Valió la pena? Sigue leyendo

¿Sopa de banana y kabritu? pa’ cuando vengas a CURAÇAO

36064513_1022415627911146_4072541032913305600_n

Empecé muy bien mi travesía gastronómica por Curaçao. Después de un par de vueltas por las coloridas calles de la ciudad y sus callejones, cruzamos el puente flotante EMMA para alcanzar el aclamado Restaurant & Café Gouverneur de Rouville en Otrabanda, donde mis anfitriones me tenían preparada una fragante noche con algunos bocaditos de la isla: pescados, pastechis, sopas y quesos de cabra. Sigue leyendo